lunes, febrero 10, 2014

Los náufragos de Venus (2013), de Alberto López Aroca




Aunque Los náufragos de Venus (2013) no se trata de manera estricta de una continuación de la anterior novela de Alberto López Aroca Charlie Marlow y la rata gigante de Sumatra (2012), sí que sigue o nos ilumina sobre una trama fascinante que fuera abierta en esta: nada más y nada menos qué aconteció con la tripulación desaparecida del barco Mary Celeste, la cual fue trasladada contra su voluntad a Venus por medio del “distanciador”, el tremebundo artefacto diseñado y fabricado por el doctor Severus Magog Sivane. Los náufragos de Venus comienza con Sherlock Holmes y el capitán Charles Marlow campando por Londres alegremente con el nefando Necronomicón entre las manos. Una forma magnífica de conducirnos a lo que de verdad importa: Marlow conseguirá una ansiada entrevista con Mycroft, el orondo y tranquilo hermano del famoso detective consultor, en la cual Mycroft ha prometido explicarle todo lo relativo al extraño caso del Mary Celeste. Y a través de las fantasmagóricas voces grabadas en cilindros escucharemos, gracias al fonógrafo también inventado por el malvado Sivane, la increíble y prodigiosa historia de esos náufragos perdidos en un lugar tan lejano y ajeno como es el misterioso planeta Venus.

Aroca funde a la perfección sentido de la maravilla y aventura trepidante en el devenir de la condenada por el destino tripulación. En esta ocasión, las infinitas referencias utilizadas por el autor confieso que se me escapan en su mayoría, pero esto me ha permitido comprobar que este desconocimiento no me ha impedido en absoluto disfrutar de esta obra absorbente al máximo. El prestar tres voces a la narración del periplo venusiano hace que el relato multiplique su riqueza pues los tres personajes, tan diferentes entre sí, nos aportarán no solo el mapa completo de los hechos, sino las distintas perspectivas que sobre lo acontecido tienen los narradores. El señor Think, ese tan endemoniado como “extraordinario gusano desconocido para la ciencia”, es todo un regalo para el lector tras sufrir la desaparición, aunque solo sea material pues siempre parece estar presente, del maléfico doctor Sivane. La forma en que, en manos de Aroca, las hazañas del inmortal Sherlock se enlazan con uno de los “malos” más indescriptibles de la historia de los cómics (ahora también de la historia de la novela), salido de las páginas de Shazam, es sencillamente magistral. Porque no se trata solo de tener esa idea, ya fabulosa en sí, sino de ser capaz de ponerla en pie y lograr que funcione. Y aquí Aroca consigue un acierto sensacional. 

Las aventuras en Venus entreveradas con las interrupciones de los diálogos que mantienen en el presente Marlow y Mycroft, el apabullante desenlace que promete que habrá más aventuras para rato con diferentes y apasionantes frentes abiertos, y el colofón final, ese fragmento del libro que consiste en una monografía sobre Venus escrito por el imposible doctor Sivane, un trabajo en verdad mareante donde Aroca repasa quizá no todo, pero desde luego casi (y afirmando esto desde el más absoluto desconocimiento: si decimos cosa tal es solo porque queremos creer que Aroca es humano), lo que la ficción nos ha legado sobre dicho planeta expuesto como si se tratara de la historia real del mismo, nos ha supuesto una lectura que nos ha llevado de un lugar a otro con los ojos fascinados, la mente en ebullición continua y el corazón en suspenso ante los acontecimientos que se desarrollan sin descanso ni piedad. Aroca es un narrador puro que sabe tomar al lector por el cuello y zarandearlo y arrastrarlo sin compasión por mundos donde la maravilla se consume y alimenta a la vez del horror y la diversión más desbocados.

Los náufragos de Venus supone también una pieza más del puzzle increíble que es la obra de Aroca, puzzle infernal y fascinante en el cual el autor poco a poco va engarzando piezas con la maestría indiscutible de quien tienen mucho que contar y sabe cómo hacerlo. Pasión y emoción conforman su combustible, y a día de hoy pocos autores contemporáneos saben fundir las infinitas referencias con las que trabaja Aroca en un relato consistente y apasionante donde la cita pulp y la nota erudita conforman un todo, un conjunto donde en el que lo que de verdad importa es la aventura destilada en su más depurada y elegante forma. 

Puedes conseguir esta y otras novelas y ensayos de Alberto López Aroca en su página personal, AQUÍ. ¡Lo recomendamos TODO con pasión!



LÓPEZ AROCA, Alberto. Los náufragos de Venus: el destino final de los hombres y mujeres del “Mary Celeste.” Ilustraciones de cubierta e interior: Sergio Bleda Villada. Madrid: Academia de Mitología Creativa “Jules Verne” de Albacete y Alberto López Aroca, 2013. 339 p.